29-S: La mayor movilización obrera en Europa desde los inicios de la crisis

HUELGUISTAS: 71,3%; ‘LOS OTROS': 28,7%

La calle ha hablado: la gran mayoría de los trabajadores españoles ejerció su derecho a parar la actividad y la producción en todo el país durante la jornada de Huelga General convocada por los sindicatos de clase el 29 de septiembre contra la Reforma Laboral del Gobierno de Rodríguez Zapatero (PSOE), una reforma que supone la mayor agresión a los derechos de la clase obrera desde los inicios de la Transición de la dictadura franquista al régimen actual.

Imagen del Paseo de la Castellana, la principal avenida de la capital, durante la masiva manifestación que recorrió el centro de Madrid en la tarde del 29 de septiembre de 2010 y que congregó alrededor de medio millón de personas.

29-S: Consumo de energía en España equivalente al de un día festivo

Según fuentes sindicales, cuyas cifras reproduce el diario progubernamental de derecha moderada El País, el porcentaje de trabajadores que no habían asistido a su puesto de trabajo a las 12:00 del mediodía ha alcanzado el porcentaje del 71,3%. Aunque este mismo diario habla de “Huelga moderada” en uno de los titulares de su edición en línea, al mismo tiempo reconoce que los datos de consumo de energía en España durante la jornada del 29-S descendieron al nivel de un día festivo, así como el tráfico en el centro de grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla. Fuentes gubernamentales citadas por este mismo diario reconocen que el 29-S ha demostrado que “los sindicatos no han perdido un ápice de fuerza”. Las webs de la mayoría del resto de la prensa de tirada nacional, políticamente más escorada aún a la derecha que El País y que ni siquiera pudieron llegar a unos quioscos de prensa cerrados y con unos distribuidores en huelga hablan de “fracaso de la huelga” a la vez que, de forma un tanto contradictoria, achacan unánime y recurrentemente el paro de los operarios a la “violencia de los piquetes sindicales” que —según ellos— impidieron a los trabajadores “ejercer su derecho a trabajar” el día de la Huelga. La única excepción en los titulares de la prensa de tirada nacional ha sido la del diario madrileño Público, que titula hoy: “La industria para, la calle se mueve”.

Mientras los sindicatos de clase convocantes (CCOO, UGT y CGT) afirman que la jornada “ha sido todo un éxito” que debería obligar al gobierno a rectificar sus medidas antiobreras y antisociales, para la principal organización patronal, la CEOE, la huelga “ha sido un fracaso” y la jornada transcurrió con “total normalidad”. En flagrante contradicción con estos categóricos supuestos, el propio presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, afirmó que el paro lo van a pagar todos los españoles y “va a ser muy malo para España”. En declaraciones a la cadena de radio Onda Cero, el jefe de los grandes patronos afirmó que la huelga es “inoportuna, inútil y muy lesiva para los intereses de todos los españoles”.

Una expresiva y explícita pancarta madrileña refleja un deseo mayoritario de los trabajadores dirigido a los que promueven la Reforma Laboral. Junto a las rojas enseñas sindicales también estuvieron presentes en la cita del 29-S las banderas tricolores de la República Española. [Foto: ‘Público’ / M. Patxot y R. Sedano]

Seguimiento mayoritario

El seguimiento de la huelga ha sido mayoritario en casi todos los sectores de la economía, pero especialmente en la industria (95%… en el sector metalúrgico ni una sola fábrica de automóviles ha producido un solo coche el 29-S); la construcción (90%); agricultura, ganadería y pesca (83%… buena parte de la importante flota pesquera española no faenó el día anterior y el 29-S no hubo pescado en unas lonjas cerradas en toda Andalucía, por ejemplo); educación pública (más del 80% en las universidades); transporte (82%, a pesar de que se han cumplido el 98% de los servicios mínimos pactados por Gobierno, CCOO y UGT), con unos más que destacables 97% de huelguistas en el sector ferroviario y 98% en el sector aéreo; y servicios como la limpieza (96%) o Correos (90%).

Nosotros mismos hemos podido comprobar con nuestros propios ojos que avenidas como el Paseo de la Castellana o la de la Albufera en Madrid, habitualmente copadas por el tráfico, amanecieron la jornada del 29-S con escasos automóviles circulando, ningún autobús municipal a la vista y con sus paradas vacías en plena “hora punta” de un día laborable (de 07:00 a 09:00 de la mañana). El tráfico de personas por las aceras era muy escaso, a excepción de los piquetes sindicales. Las estaciones de Metro o de trenes de cercanías, aunque permanecían abiertas por exigencia de unos servicios mínimos abusivos dictados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid (PP), estaban prácticamente desiertas de viajeros.

Aunque en el sector del comercio el seguimiento de la huelga ha sido desigual, en los distritos del sur de Madrid pudimos constatar que la inmensa mayoría de las tiendas tenían las persianas metálicas abatidas y con candado al mediodía, muchas de ellas con carteles explicando el motivo del cierre a sus clientes. Todos y cada uno de los cientos de comercios y centros de distribución de mercancías pertenecientes a la influyente comunidad de la República Popular China en Madrid decidieron unánimemente parar su actividad y cerrar durante estas 24 horas. Los macrocentros de abastecimiento de las dos grandes metrópolis españolas —Mercabarna (Barcelona) y Mercamadrid (el mayor de Europa)— no pudieron realizar su habitual distribución de alimentos en las primeras horas de la madrugada. A partir de las 03:30 enormes colas con centenares de camiones copaban las autovías de acceso cercanas a un Mercamadrid cuyas puertas estaban cerradas; más de un millar de activistas sindicales (en su mayoría del propio centro) permanecían vigilantes en los accesos. Las fuerzas policiales, unas decenas de efectivos, rendidas ante la evidencia de los números y el despliegue de fuerza de los sindicatos, se limitaron en este caso a desviar el tráfico de mercancías ante la imposibilidad de que éste accediera a los muelles de descarga y evitar así un caos circulatorio. A pesar de ello, la autovía de cincunvalación de la metrópolis madrileña M-40 acabó colapsada de camiones con matrícula española, francesa, marroquí y de otros países de nuestro entorno durante la madrugada y buena parte de la mañana.

Un aspecto de la masiva manifestación que recorrió el centro de Barcelona. [Reuters]

‘Cómo está el servicio’

La principal corporación de radio y TV en España, la pública RTVE, sólo emitió informativos —dedicados en su mayor parte a la huelga— y suspendió su programación habitual con documentales y películas… Cómo está el servicio, película cómica española de los años 70 con un título muy descriptivo, fue una de ellas. Cadenas autonómicas de TV como Telemadrid o Canal Sur (Andalucía) se vieron obligadas a emitir una imagen fija que anunciaba que las emisiones habían sido suspendidas debido a la huelga.

A pesar de que la huelga ha sido indudablemente masiva, se han registrado pocos incidentes violentos a lo largo de la jornada con la excepción de algunos atropellos a sindicalistas a las puertas de centros de trabajo, como es el caso de la rotativa del diario ultraderechista La Razón, donde una furgoneta embistió a un piquete. A resultas de este acto de violencia criminal de un esquirol, una trabajadora de 50 años permanece hospitalizada en estado grave o con pronóstico reservado, según las fuentes, con traumatismo craneal. [Actualización: En un acrobático ejercicio de cinismo nauseabundo muy propio de la extrema derecha nazi-fascista, el diario La Razón abría el 30 de septiembre su edición en primera página con el titular “La huelga borroka”, en referencia al conocido término en euskera utilizado para definir la lucha callejera violenta].

Por otra parte, la policía efectuó hasta siete disparos de fuego real al aire en la factoría aeronáutica CASA (al Sur de Madrid) con la intención, suponemos, de amedrentar o dispersar a los piquetes de sindicalistas del Metal, que permanecieron en sus posiciones a pesar de ello. En la Universidad de Sevilla, una pequeña batalla campal enfrentó a profesores, personal administrativo y alumnos huelguistas con fuerzas antidusturbios cuando aquéllos increpaban a los escasos profesores y personal sumiso de este centro educativo que se internaban en las aulas vacías de esta universidad sevillana. Un policía y alrededor de una decena de alumnos resultaron contusionados. En centros industriales de Galicia (Vigo) y Asturias (Gijón) también se registraron algunas cargas policiales violentas de las fuerzas represivas del Estado.

Un cortejo del sindicato CGT en Madrid (izquierda). A la derecha, el desolado aspecto que mostraba la estación de Atocha, el principal nodo de transporte metropolitano y de trenes de cercanías de Madrid, en plena “hora punta” a las 08:12 h (tal y como marca el reloj de RENFE que se ve en la foto sobre un panel que anuncia “Con motivo de la huelga…”). [EFE]

La izquierda política y parlamentaria, con la Huelga General

Si bien la totalidad del movimiento sindical de clase ha protagonizado esta convocatoria unitaria, las únicas fuerzas políticas que la han apoyado han sido las de la izquierda y el centro-izquierda parlamentarios (Izquierda Unida (IU)-ICV, los catalanistas republicanos de ERC y los nacionalistas de izquierda gallegos del BNG), cuyos diputados no asistieron a la sesión del Congreso el 29-S. Aunque la Presidencia de la Cámara ha afirmado que no se les descontará el salario de la jornada a estos parlamentarios (según establece la Ley), ellos mismos han declarado que donarán la cantidad correspondiente a causas obreras y sociales. El Partido Comunista de España (mayoritario en la coalición IU) ha sido el único partido de ámbito nacional con militancia y organización relevantes que ha apoyado esta Huelga General en la que han participado siete de cada diez trabajadores. El partido de Dolores Ibárruri, de Pablo Picasso y de Miguel Hernández puso a disposición de los piquetes unitarios y ciudadanos locales su amplia red de sedes desde la 00:00 horas como centros logísticos y de reunión. Incontables organizaciones y centros sociales y culturales, entidades ciudadanas, gremiales o vecinales, organizaciones juveniles y otros grupos ecologistas o izquierdistas de diversa condición han apoyado y participado igualmente, en la medida de sus fuerzas, en el apoyo y desarrollo de esta convocatoria sindical.

El monumento español más conocido internacionalmente, la Alhambra de Granada, también cerró sus puertas el 29-S con motivo de la Huelga General. Un turista posa a la entrada de este Patrimonio Cultural de la Humanidad señalando un adhesivo que reza “Cerrado por huelga”. [EFE]

La ‘excepción’ sindical nacionalista vasca: trabajar el día de la Huelga

Para terminar este repaso diremos, en honor a la verdad, que la cifra de huelguistas ha sido menor en el País Vasco debido a que los sindicatos nacionalistas ELA-STV (cercano al PNV) y LAB (autodenominados “izquierda abertzale”) no han apoyado esta jornada de lucha convocada por los principales sindicatos de clase —las mayoritarias Comisiones Obreras (CCOO, de fundación comunista e integrada por comunistas, socialistas e independientes), la segunda fuerza sindical UGT (sindicato socialista con una fuerza similar a la de CCOO) y el tercer sindicato de ámbito nacional CGT (más minoritario que los anteriores e integrado por anarcosindicalistas y comunistas libertarios). También organizaciones de ámbito de nacionalidad, como el gallego CIG, la Intersindical de Cantabria y sindicatos agrarios o de trabajadores del campo en Andalucía y Galicia (SAT, CUT, Sindicato Labrego, etc…) apoyaron la convocatoria común contra unas medidas gubernamentales que a todos afectan por igual. En el caso del País Vasco, a pesar de que tanto CCOO como CGT apoyaron en su momento la jornada de lucha contra la reforma laboral limitada a sus efectos sobre Euskal Herria —convocada por los sindicatos nacionalistas el pasado 29 de junio y circunscrita a los territorios del País Vasco y Navarra—, no ha habido justa correspondencia de los nacionalistas el 29-S y buena parte de sus afiliados han trabajado el día de la Huelga, formando parte de ese 28,7% de “los otros” al que nos referíamos al inicio de este texto, lo que sin duda ha incidido negativamente en los datos globales de participación. [N. de CF: párrafo actualizado con aportaciones de nuestros lectores].

El símbolo más querido por los madrileños, la diosa Cibeles, rodeada de trabajadores antes de que llegara la hora prevista para el comienzo de la manifestación en Madrid: las 18:30. Una riada de manifestantes ya llenaba el Paseo de Recoletos desde la Glorieta de Atocha hasta la Plaza de Cibeles desde casi una hora antes del inicio de la marcha sindical.

El colofón: masivas manifestaciones

El colofón de la jornada del 29-S ha sido la celebración de masivas manifestaciones en la mayoría de las ciudades. La más destacable en cuanto a participación ha sido la de Madrid, en la que alrededor de medio millón de trabajadores participaron a pesar de las serias dificultades que entrañaba acceder en transporte público al lugar de la convocatoria. En épocas recientes, sólo las movilizaciones contra Aznar, Bush y la guerra de Iraq en 2003 han superado esta cifra de asistencia en la capital española (si nos atenemos a la realidad y no a las “alegres” cifras de asistencia que vienen siendo habituales en otras convocatorias de todo tipo).

La Huelga General del 29-S ha sido un rotundo éxito del movimiento sindical de clase digan lo que digan la mayoría de los medios —controlados, manipulados y censurados por aquéllos que desde el primer momento se posicionaron en contra de la convocatoria o a favor de la Reforma Laboral (la Banca, la patronal CEOE, PSOE, PP, etc.). Ahora la palabra la tiene el gobierno (o los que gobiernan sobre él). Si no rectifican, la voz y la acción de la calle debe seguir manifestándose tras esta jornada del 29-S, que ha pasado a ser la mayor movilización de la clase obrera en Europa desde que se iniciara esta crisis tras el ejemplo pionero de las grandes movilizaciones anticapitalistas y sindicales en Grecia, Italia y Francia.

Texto: Paco Arnau / Ciudad futura

Entradas relacionadas en Ciudad futura:
1.440 minutos
El 29-S nos jugamos mucho
Entradas con la etiqueta ’29-S’

9 pensamientos en “29-S: La mayor movilización obrera en Europa desde los inicios de la crisis

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: BlogESfera.com

  3. buena crónica y análisis. me ha resultado interesante seguir el proceso de la huelga a traves de internet y notar la particular preocupación de mucha gente en que esto no sea interpretado como “dejársela en bandeja” a la derecha. porque realmente, las medidas tomadas por el gobierno de zapatero son totalmente incompatibles con una politica de izquierda, de hecho son de derecha. pero, cualquier avance de la derecha es muy peligroso. de todas maneras es un analisis visto de afuera, desde un pais en que existe una unica central obrera (PIT-CNT), un partido unificado de toda la izquierda (el frente amplio), una gran homogenidad a nivel de ciudadania.

    desconocia la realidad del pais vasco. que decepcion. pensar que aquí murieron dos personas apoyando la causa del pais vasco.

    un saludo camarada y espero que la lucha permita revertir estas nefastas medidas!

  4. Cómo cambiaría la impresión y valoración de esta acción de Huelga General si los grandes medios de difusión social establecieran estas pautas expositivas! Pese a todas las trabas mediáticas, pese al difícil momento de la izquierda en Europa, pese a las en ocasiones erráticas directrices del sindicalismo mayoritario en España, creo que los sectores que se oponen a esta ofensiva neoliberal con la extremaderecha como punta de lanza que amenaza, como poco, al Norte desarrollado, hemos de estar moderadamente satisfechos: establecimos una primera referencia, ante importantes dificultades, para emprender una actuación continuada.

    Sé y conozco de primera mano el funcionamiento interno de CC.OO. y UGT, pero no hay que engañarse: si este menoscabado sindicalismo desapareciera -y en esto están los defensores del neoliberalismo insolidario- no habría ya ni una sola voz mínimamente “institucionalizada” con posibilidad de incidir en -todavía- los cambios reaccionarios que se vislumbran. Defender los intereses de los trabajadores, defender las conquistas sociales, implementar una cultura que ponga en entredicho la “barbarie depredativa” de un capitalismo financiero que no volverá a ser el mismo después de la crisis, han de ser los primeros referentes para contener la marea reactiva y emprender la reorganización política y popular de un nuevo contexto político en el norte desarrollado, en Europa, que exponga de nuevo la cultura del laicismo, del racionalismo, la defensa de una generalidad emancipada frente a la depredación de la naturaleza, la desigualdad en el mundo, el abuso de la práctica especulativa del capital y la ideología del vacío consumista y hedonismo de un individualismo gregario.

    P.D.: En Cantabria, también apoyó la Intersindical Cántabra (Sindicato Unitario de Cantabria, Sindicato Ferroviario de Cantabria, STEC-STAT).

  5. De acuerdo contigo, amigo cántabro. Los propios dirigentes sindicales, empecinados hasta ahora en un “diálogo social” tramposo, con las cartas marcadas y las reglas de juego impuestas por la otra parte (gobierno y gran patronal) quizá se estén empezando a dar cuenta de que hemos entrado en una fase histórica en la que, con la coartada de la crisis, se empieza recortando salarios, se continúa suprimiendo más derechos laborales, el próximo objetivo son las pensiones, y después la emprenderán con la privatización de los servicios públicos básicos como la Sanidad… Con este guión sobran los sindicatos, ya tengan un discurso moderado o no, y se acabó lo que se daba… Si no se lo impedimos, estos que desde las tertulias, el PSOE-PP y demás inciden tanto en la necesidad de “modernizar” y “renovar” el “viejo discurso” de la izquierda, nos acabarán malmetiendo de cabeza en un modelo de sociedad y de relaciones laborales propio del siglo XIX. Ésa es su “modernización”. Sólo cabe mantener la movilización para que este guión no culmine sus objetivos. El 29-S volvió a engrasar la maquinaria y ésta tiene que seguir en marcha, es un mecanismo que si se para, costaría mucho reiniciarlo.

    P.s.: Hemos actualizado en el texto el párrafo correspondiente con tu información sobre Cantabria. Gracias por la aportación.

Los comentarios están cerrados.