Jeroglífico libio (II)

Entradas relacionadas en Ciudad futura:
Jeroglífico libio (I)
El ‘alunizaje’ de un MiG-23
Redes sociales: La TV 2.0 o el ‘brazo tonto’ de la OTAN

Jeroglífico libio (I)

Entradas relacionadas en Ciudad futura:
Jeroglífico libio (II)
El ‘alunizaje’ de un MiG-23
Redes sociales: La TV 2.0 o el ‘brazo tonto’ de la OTAN

Invierno caliente en EEUU: Palmeras en Wisconsin

En estos días se está desarrollando una oleada de protestas sindicales en Estados Unidos que, al igual que el proceso revolucionario que vive Islandia, está siendo censurada de forma sistemática y consciente en los medios masivos de comunicación del Occidente desarrollado. Nada que ver con otras supuestas “revoluciones” televisadas que en algún caso parecen algo bien distinto por no decir lo contrario.

¿Qué es más noble al espíritu, sufrir
golpes y dardos de la airada suerte,
o tomar armas contra un mar de angustias
y darles fin luchando?

William Shakespeare (monólogo de Hamlet)

El foco de las protestas en este invierno caliente norteamericano —que se están extendiendo a otros Estados como Ohio, Indiana y California— ha sido Wisconsin, un frío Estado septentrional fronterizo con Canadá. Su causa, frenar las nuevas leyes antiobreras que, como un reguero de pólvora, se están extendiendo y promoviendo por el Legislativo en varios Estados de esta Unión presidida por Obama. Una de las medidas que se pretenden implantar es que los empleados públicos y sus representantes no tengan capacidad para negociar las condiciones relativas a la Seguridad Social o las pensiones, además de que la autoridad estatal sea la que decida en última instancia en los conflictos colectivos o se amplíe la prohibición del derecho de huelga a la inmensa mayoría de los funcionarios.

La cadena ultraderechista Fox (una de las principales de EEUU y de la que ya hemos hablado aquí en alguna ocasión) se ha personado en el conflicto —aunque no exactamente en el lugar de los hechos, como veremos— para descalificar y desprestigiar unas protestas sindicales que, al igual que las medidas antiobreras, también se están extendiendo como un reguero de pólvora por toda la Unión.

Recientemente, representantes sindicales estadounidenses asaltaron y tomaron el Capitolio del Estado de Wisconsin mientras se desarrollaba una de las votaciones de estas medidas, algo convenientemente censurado en la televisiones públicas o privadas en España, por ejemplo. “Trabajadores asaltan el Capitolio de Wisconsin (EEUU) al grito de ¡Vergüenza!”, decíamos en nuestro twitter, con enlace al vídeo colgado en YouTube, esa TV comunitaria que se está convirtiendo en la única forma de ver la realidad de lo que pasa en el mundo…

Pero las protestas de los trabajadores de Wisconsin no acabaron ahí. Han continuado de forma pacífica con manifestaciones en la calle. Para ilustrar el “odio en los rostros” de los trabajadores y algunos conatos de enfrentamientos con la policía, un intrépido reportero llamado Mike Tobin [nada que ver con la también llamada "Tasa Tobin"] del programa Bill O’Reilly Show de la cadena Fox, una especie de magazine de entretenimiento —y descerebramiento masivo, añadiríamos—, “informaba” que en Madison (la capital del gélido Wisconsin) se estaban produciendo esos “violentos enfrentamientos”. La Fox en este caso no censura, lo que hace es manipular con el característico estilo chapucero a que nos tiene acostumbrados el “periodismo” actual. En la Fox nadie reparó (o sí, pero les da lo mismo) en el hecho de que en varios planos de esas supuestas imágenes de Madison, Wisconsin, aparecen las características altas palmeras angelinas (“palm trees” en inglés) que solemos ver en las películas de Hollywood rodadas en Los Ángeles y alrededores…

Invierno en Minnesota y ‘palmeras’ en Wisconsin

Dicen en Estados Unidos que la mejor forma de definir el frío extremo es “invierno en Minnesota”. Wisconsin es un Estado aledaño a Minnesota, en su misma latitud y también fronterizo con un gran país tropical. ¿Brasil? No, Canadá. El clima extremo en invierno de Wisconsin no es incompatible con todas las formas de vida (aunque algunas como las marmotas se ven obligadas ralentizar sus constantes vitales e hibernar), pero sí es incompatible con la existencia al aire libre de cualquier especie de palmeras. De la misma forma que su clima político también empieza a ser incompatible con la existencia de derechos o de representantes de los trabajadores, por lo que se ve en peligro de extinción al igual que en otros Estados de EEUU y otras provincias de la Unión (también llamadas “países capitalistas occidentales”).

Otrosí diremos que las “formas de vida inteligente” en la Fox y otras cadenas de TV no están en peligro de extinción por los simples motivos de que ni están ni se las espera: Palmeras en Wisconsin… Según cita la web Cubadebate, algunos cibernautas han calificado irónicamente esta última (pero no la última) manipulación de la Fox como “una evidencia del cambio climático” que sufre nuestro planeta.

Manipulación o censura, he ahí el dilema del “periodismo” de masas actual.

Texto: Paco Arnau / Ciudad futura

Entradas relacionadas de Ciudad futura:
La Fox y las gallinas
Siempre nos quedará Reikiavik

Siempre nos quedará Reikiavik

En los últimos tiempos estamos asistiendo a una serie de revueltas populares en varios países árabes, especialmente en el Norte de África, que se iniciaron en Túnez con el derrocamiento y huída del socialdemócrata Ben Alí y se han extendido como un reguero de pólvora a otros países. El más importante de ellos —y de todo el mundo árabe—, Egipto…

La imagen que nunca veremos en los telediarios: manifestación popular en Reikiavik, capital de Islandia, un país donde a pesar de no estar limitado o prohibido el acceso a los medios de comunicación occidentales, éstos no envían corresponsales

Desde un tiempo atrás, previo a las revueltas árabes actuales, un verdadero proceso revolucionario —la correctamente denominada “Revolución silenciada”— está avanzando con paso firme en una isla remota del Atlántico Norte, Islandia, donde se ha forzado la dimisión del gobierno en pleno, se ha encarcelado a los banqueros y especuladores responsables de crisis y del empobrecimiento de la que hasta entonces fuera una de las naciones con mayor índice de bienestar social del mundo y además, por decisión democrática en referéndum, el pueblo de Islandia se ha negado a asumir la deuda contraída por un puñado de sujetos: sus banqueros y especuladores privados, cuya deuda multiplicaba varias veces el Producto Interno Bruto de toda la economía del país.

Actualmente el proceso islandés continúa con la redacción y tramitación de una nueva Constitución que puede suponer la confirmación de una ruptura con el sistema político y económico anterior (el mismo que hay en España y otros países occidentales desarrollados) que provocó la ruina del país. Analistas económicos confirman que la economía islandesa puede superar la recesión a pesar de —o gracias a— estos cambios revolucionarios y empezar a crecer de nuevo el próximo año.

Todo lo anterior se asemeja bastante a una revolución clásica en cuanto a los cambios sociales y sistémicos reales si exceptuamos el legítimo recurso a la violencia para la toma del poder frente a una minoría opresora o colonial, o la defensa de la revolución frente al acoso interno o la agresión externa de sus enemigos, como fue el caso de otros procesos revolucionarios históricos (la revolución americana, la francesa o la rusa, por ejemplo). No debe ser ajeno a esto el hecho de que Islandia sea una isla y además está poco poblada, por lo que posibles contagios revolucionarios a otros países de su entorno son fácilmente contrarrestados simplemente con el silencio informativo; algo que han cumplido al pie de la letra la inmensa mayoría de los medios occidentales, sobre todo en los países europeos satélites de EEUU, para cuyos fantoches gobernantes al servicio de los banqueros el “ejemplo islandés” sería especialmente demoledor.

Las “olas revolucionarias” se televisan mientras surfeamos en la Red

Cuando todo esto sucede en la silenciada Islandia sin que casi nadie lo sepa en Europa, una ola revolucionaria, denominada así por los medios, partidos del sistema y sus corifeos en Internet, dicen que está desarrollándose en varios países árabes del Magreb así como del Mashreq (Egipto y Oriente Próximo) y viene ocupando portadas, abriendo telediarios o protagonizando cientos de miles de mensajes cortos en la Red, redactados por miles de expertos en geopolítica que conseguimos resumir análisis muy profundos en 140 caracteres. Y todo ello al ritmo acompasado que va marcando cada telediario, como olas que van y vienen pero que nunca llegan a ninguna orilla: hoy toca Túnez, mañana te olvidas de Túnez porque toca Egipto; olvídate de Egipto, eso ya pasó, que hoy toca Libia…  Sigue leyendo

Cuánto dinero te van a quitar con el Acuerdo sobre Pensiones

El Gobierno junto con la práctica totalidad de los entes políticos y sociales que forman parte de este régimen —a excepción de IU y de otras fuerzas minoritarias de la izquierda parlamentaria— han encarnado los intereses de los más ricos y poderosos aprobando de forma conjunta la reducción del sistema público de pensiones en 80.000 millones de euros anuales. Paradójicamente, al menos una buena parte de este dinero se empleará en costear la privatización del propio sistema de pensiones a través de exenciones fiscales y otros mecanismos.

En este arranque de “responsabilidad”, Gobierno, sindicatos y partidos políticos que apoyan este acuerdo (con el PSOE a la cabeza) se han esforzado por demostrar a las instituciones financieras internacionales que no hace falta que intervengan nuestra soberanía económica para garantizar los intereses del capital privado. Con la máxima desvergüenza, demuestran a bombo y platillo que ya son ellos los que se encargan de que los ricos sean cada vez más ricos, la principal consecuencia de esta crisis.

Por el momento, los principales puntos del “Pacto de Estado” para desmantelar las pensiones públicas, cuyo principal beneficiario será la Banca y sus fondos privados de pensiones (éste es el principal objetivo del “pensionazo”), queda de la siguiente manera:

  • Jubilación a los 67 años con 37 años cotizados.
  • Jubilación a los 65 con 38,5 años cotizados.
  • Prejubilación a los 63 años con pérdida de entre el 24 y el 30% de la base reguladora.
  • Aumento de los años de computo para el cálculo de la base reguladora de 15 a 25 años.

Aunque queda sin modificar el número de años cotizados necesarios para acceder a una pensión contributiva (15 años para cobrar el 50% de la base) o la pensión de viudedad, nuestros vigilantes del poder económico pueden estar tranquilos, pues queda todavía trámite parlamentario para rato. El acuerdo en la aplicación progresiva, ésa que parece que no va a llegar nunca [pero que llegará si no lo remediamos antes], queda de la siguiente manera en función de tu año de nacimiento; sobran más palabras…

[*]: La aplicación progresiva del aumento de los años de cómputo para el cálculo de la base es una estimación, ya que aún se está negociando la forma de aplicarlo.
[**]: Evolución descontando IPC, forma de medir la pérdida real de poder adquisitivo de nuestras pensiones.

-

[Fuente original: "Pacto social y pensionazo" (ASSI)]

¿Seguirá la mayoría votando a quienes les perjudican?

Las únicas preguntas que finalmente nos podemos —y debemos— hacer son las siguientes: ¿Seguirá la mayoría votando a quienes perjudican sus propios intereses, los mismos que les arrebatan su dinero cotizado y sus derechos adquiridos en beneficio de una ínfima minoría? Primero redujeron los derechos de los trabajadores y abarataron e hicieron más libre el despido con la Reforma Laboral… y ahora, el “pensionazo”.

Si no reaccionamos, que nadie dude que los recortes sociales continuarán mientras dure esta inconsciencia frente a la realidad de la mayoría social. ¿A qué estamos esperando para rebelarnos?, ¿a que nos arrastre una ola revolucionaria que llegue desde el Norte o desde el Sur, quizás? Despertemos de una vez de este letargo alienante y suicida.

‘La cena del miedo’. Crónica de una reunión con la ministra Sinde

Gracias a @Irreductible (el twitter de Javier Peláez) hemos descubierto un texto que consideramos —recurriendo al tópico— de obligada lectura. Amador Fernández-Savater, coeditor de Acuarela Libros, fue invitado (por azar, por error o por alguna razón desconocida) a una reunión con la ministra de Cultura y otras figuras relevantes de la industria cultural española para hablar sobre la Ley Sinde, el tema de las descargas, etc. En este texto cuenta lo que vivió, lo que escuchó y lo que ha pensado desde entonces. Su conclusión es simple: es el miedo quien gobierna, el miedo conservador a la crisis de los modelos dominantes, el miedo reactivo a la gente (sobre todo a la gente joven), el miedo a la rebelión de los públicos, a la Red y al futuro desconocido…

La cena del miedo (mi reunión con la ministra González Sinde) →

Entradas relacionadas en Ciudad futura:
La ‘Ley Sinde’: un nuevo golpe contra nuestros derechos y libertades (y enlaces relacionados)