Quo vadis, ‘Público’

Si el diario ‘Público’ sigue virando a estribor, culminará la desaparición de la excepcional singularidad ideológica que representaba en el conjunto de la prensa de tirada nacional; las aguas volverán a su cauce: “libertad de elección” para los lectores dentro de un “plural” panel de diarios de centro-derecha, derecha y extrema derecha.

[¿Dónde vas?, ‘Público’] • PACO ARNAU / Ciudad futura

Acabamos de conocer la noticia: Rafael Reig, uno de los columnistas más destacados —sin olvidar al memorable Javier Ortiz— para muchos de los que leen/leemos ‘Público’, abandona este diario. La razón de tal decisión: Reig ha rechazado la propuesta de la empresa, al parecer innegociable, de prescindir de sus servicios en la sección de Opinión y trasladarlo a Cultura.

Rafael Reig, en el centro, junto a dos compañeros

En palabras del propio Reig, publicadas en su blog: “[el director] Me comunicó el viernes la decisión, ya tomada, de trasladarme de Opinión a Cultura. Podía aceptarlo y negociar qué haría en Cultura o podía rechazarlo, pero se había decidido que el periódico me quería en Cultura. Ni siquiera con una rebaja sustancial de mi salario podía seguir en Opinión. Hablamos de qué posibilidades había en Cultura, qué podía hacer, hice algunas propuestas, rechacé otras, examinamos la cuestión, a mi modo de ver con buena voluntad y generosidad por ambas partes. Dije que me lo pensaría y me fui a casa. / Me lo pensé. / Y decidí rechazar la propuesta, siempre que implicara salir de Opinión. Así se lo comuniqué al director al día siguiente. / Como eso no era discutible, ya no escribo en ‘Público’. En otras palabras: me negué a aceptar el cambio de sección que se me proponía”*.

Nos desagrada la noticia. Vistos los motivos (los de Reig, claro), los comprendemos y los compartimos. A Haro Tecglen lo tuvieron no sé cuantos años haciendo la crítica de TV en ‘El País’ bien lejos de las páginas de Opinión, en lo que parece ser el destino final de los que están en la “rive gauche” dentro de los medios de comunicación privados (y públicos). Fuera de Opinión: pongámosles a hacer crítica televisiva, taurina, gastronómica, vitivinícola o de arte y ensayo… ¿qué se han creído esos bolcheviques?

En el caso de Reig —y otros anteriores— la decisión no puede ser más desacertada por parte del diario, incluso desde el punto de vista empresarial. Si ‘Público’ sigue virando a estribor, es muy posible que pierda lectores. ¿Acaso no han hecho un estudio de mercado que contemple el perfil ideológico de los que compran el diario? Otros repentinos y fulminantes cambios anteriores en ‘Público’ quizá conforman una secuencia nada casual cuyo colofón ha sido la concesión gubernamental de un canal de TDT de pago a los accionistas mayoritarios de ‘Público’, que entre lectores y audiencia sin duda optarán por lo segundo.

Si culmina la desaparición de la excepcional singularidad ideológica que representaba ‘Público’ en el conjunto de la prensa diaria de tirada nacional, las aguas volverán a su cauce : “libertad de elección” para los lectores dentro de un “plural” panel de diarios de centro-derecha, derecha y extrema derecha. El pensamiento único bipartidista parece que no admite excepciones, y menos en tiempos de crisis. Menos mal que siempre nos quedará Gol televisión.

_________________

(*): Véase en el blog de Rafael Reig: “Ya no escribo en ‘Público'”


La última publicación de Reig en ‘Público’:

Carta con respuesta (31/10/2009)…

La carta…

“La petición de rehabilitación de Miguel Hernández por parte de su familia es justa, pero contradictoria, ya que pedir la nulidad de una sentencia franquista puede estar dando legitimidad al tribunal que la dictó. Somos muchos los que pensamos que una condena de un régimen dictatorial no debe considerarse una derrota, sino más bien una farsa. Al margen de cuestiones políticas, lo más importante es que los hermosos versos de Miguel Hernández sigan ayudando a la formación de los niños en los colegios; algo que sería igualmente deseable para otros grandes escritores españoles que en plena democracia aún son valorados en función de su ideología y no de su buena literatura”. (Manuel Cañedo Gago. Madrid)

La respuesta de Reig…

Es que fue comunista | Rafael Reig

El problema es la ilegitimidad del régimen franquista. No sólo de los procesos penales, sino también de la rapiña patrimonial (que ha quedado al margen de la Ley de Memoria) y hasta de los tribunales de oposición a cátedra, por ejemplo. Para todo eso, creo yo, es necesario impugnar la transición, así que usted me dirá.

A mí modo de ver, los poemas de Miguel Hernández son inseparables de su compromiso político. Como todos los poemas de todos los poetas. “Al margen de cuestiones políticas”, como dice usted, sólo puede hacerse una lectura fraudulenta de Miguel Hernández: la política es medular en su poesía y en su vida. Esto no es que lo diga yo, él mismo lo afirma y lo hizo verdad en sus versos. Si usted cree que se puede separar “su buena literatura” de “su ideología”, en mi opinión, o no lo ha leído o no lo ha entendido ni por el forro o quiere engañar a esos “niños en los colegios”. La infamia añadida y más indecorosa que se le puede infligir a Miguel Hernández es leer su obra como si no hubiera sido comunista, como si no hubiera escrito como comunista y como si no hubiera sido encarcelado y hubiera muerto por ser comunista.

Hasta ahí podíamos llegar. Cometa ese fraude lector con Pemán, Foxá o Sánchez Mazas, quizá los lea tapándose un ojo, para intentar no ver su repugnante ideología. Como si la poesía no fuera ideología. Usted perdone, pero Miguel Hernández no tiene nada de lo que avergonzarse.

________________

Reproducido en ‘Rebelión’ el 6/11/2009: Quo vadis, ‘Público’

Enlaces relacionados: Rafael Reig: «Ya no escribo en ‘Público’» ¡Libres! Público sin Reig • Precariodistas, precariodismo y Rafael Reig
Una voz menosRafael Reig depurado por rojo

5 pensamientos en “Quo vadis, ‘Público’

  1. Pingback: Medios de intoxicación « Sombras en la ciudad

Los comentarios están cerrados.