4 de octubre de 1957: El día que la URSS nos elevó al Cosmos

Lo que antes se definía en los medios como “carrera espacial” tuvo su pistoletazo de salida hace hoy 53 años, el 4 de octubre de 1957, con el lanzamiento por parte de la Unión Soviética en el mes de su Revolución del primer ingenio humano que se elevó a lo que denominamos espacio o cosmos: el Sputnik-1 (Спутник-1, “Satélite-1” en ruso). Con el vuelo de este primer Ícaro electro-mecánico que nos llevó por primera vez más allá de nuestra cuna, daba comiezo la llamada “era espacial”. [Ilustración: Ciudad futura (Foto: Cortesía de la NASA)]

Fue apenas tres años antes —en 1954— cuando la comisión correspondiente del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética y el Ministerio de Industria de la Defensa de la URSS, cuyo titular era Dimitri Ustinov —posteriormente ministro de Defensa entre 1976 y 1984—, adoptaron oficialmente la decisión de poner en órbita un satélite científico mediante un misil ICBM (misil balístico intercontinental, por sus siglas en inglés) multietapa y modificado para tal fin: un R-7 Semiorka (“Siete” en ruso). Los cohetes Semiorka, sin duda la serie de lanzadores espaciales más fiables que se haya construído jamás, fueron posteriormente la base del programa cosmonáutico soviético y son, más de medio siglo después, los que posibilitan en la actualidad los lanzamientos de las naves tripuladas Soyuz y las automáticas Progress con destino a la Estación Espacial Internacional para que ésta pueda estar habitada, dotada de soporte vital y operativa. El desarrollo del programa Sputnik estuvo a cargo de la oficina de diseño espacial OKB-1, dirigida por el ingeniero-jefe Serguei Koroliov, padre del programa espacial soviético.

El Sputnik-1 era básicamente una esfera de algo más de medio metro de diámetro con cuatro largas antenas telescópicas que superaban los dos metros de longitud. Tenía una masa en órbita de poco más de 80 kg y contaba con dos transmisores de radio en sendas frecuencias. Entre sus objetivos estaban medir la densidad de electrones en la ionosfera terrestre y enviar otros datos como la temperatura vía telemetría a su centro de control ubicado en Moscú. El apogeo de su órbita elíptica fue de 939 km y su perigeo, 215 km; hasta el momento en que reingresó en la atmósfera tras efectuar 1.400 órbitas 92 días después de su lanzamiento, el 12 de enero de 1958.

Menos de cuatro años después del Sputnik-1, la primera de una serie hazañas pioneras de la ciencia, la técnica y la ingeniería soviéticas aplicadas a la exploración del espacio exterior, el 12 de abril de 1961 la URSS volvió a deslumbrar a propios y extraños, a amigos y adversarios, con el lanzamiento de la primera nave espacial tripulada —el Vostok-1— con Yuri Gagarin a los mandos. De este evento se cumplirá el próximo año 2011 medio siglo.

Tras el primer Sputnik, de 1957 a 1967, el mundo asistió en plena Guerra Fría —logro tras logro y récord tras récord— a la Edad de Oro de la cosmonáutica soviética, una década de rápidos avances en el cosmos que superó —desbordándolos de forma abrumadora— los correspondientes intentos de emulación por parte de EEUU, la otra gran superpotencia de la época… y todo empezó un 4 de octubre de 1957, el día que la URSS nos elevó al Cosmos.

Entradas relacionadas en Ciudad futura:
Etiqueta ‘URSS’Etiqueta ‘Cosmos’

18 pensamientos en “4 de octubre de 1957: El día que la URSS nos elevó al Cosmos

  1. Un dia para no olvidar, y que nos recuerda como la URSS estuvo por delante tecnologicamente del IV Reich, es decir de EEUU, hasta que Gorbachov y su banda la entregaron a manos de las oligarquias nacionales e internacionales.

    Saludos

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Pingback: BlogESfera.com

  4. Gracias por los comentarios.
    @ JL: En cierta manera sí fue el IV Reich para Wernher von Braun (prócer del programa espacial de EEUU y antiguo oficial de las SS) y cía., algunos de los llamados ‘paperclips’ o cerebros nazis acogidos en “la tierra de la libertad” tras la SGM. Y esto no es una opinión, son hechos históricos documentados.
    @Gabriel: (Ustinov, de nuevo ;).

  5. Bonita entrada conmemorativa, aunque me gustaría dar un par de comentarios: doy por seguro que es una manera de expresarse, pero nombrar al Sputnik-1 como “el primer objeto humano que se elevó al[…] cosmos” no me parece muy acertado. Me refiero a que elevarse, otros objetos se habían elevado al espacio mucho antes; el Sputnik-1 es por supuesto el primer satélite artificial.

    Por otra parte, llamar al venerable Semyorka “el cohete más fiable que se haya construido jamás” es algo cuando menos discutible ;) Útil, con un robusto diseño y con un gran record de éxitos, sí. El más fiable… las estadísticas no dan esos datos.

  6. 1) Si entendemos por la metafórica frase “elevarse al cosmos” adquirir la velocidad de escape necesaria para situarse en órbita terrestre, algo más de 28.000 km/h, efectivamente el Sputnik-1 fue el primer ingenio humano que lo hizo y eso es indudable e incuestionable; de ahí que se considere un acontecimiento histórico; a no ser que esto también sea cuestionado en estos tiempos de revisionismo y negacionismo de eventos documentados. Otra cosa bien distinta son los vuelos suborbitales, a los que los organismos internacionales competentes no consideran vuelos espaciales propiamente dichos, ya sean tripulados o no. Sería bueno tener clara esa diferencia.

    2) No sabemos qué estadísticas manejas, pero la familia de lanzadores R-7 ha demostrado una fiabilidad proverbial (incluso hasta sorprendente aunque no exenta de algún fallo, nadie lo pone en duda) si los comparamos con cualesquiera otros sistemas; no digamos ya con los Shuttle LV (Launch Vehicle) y sus estremecedoras estadísticas de mortalidad de astronautas. Los cohetes Soyuz actuales, principales lanzadores de los vuelos tripulados y automáticos a la ISS hoy en día son “venerables” Semiorkas. Los más “modernos” Saturno-Apolo, por ejemplo, hace 35 años que pasaron a la historia y los Shuttle pronto lo harán. Así que nos ratificamos en la afirmación sobre su fiabilidad a lo largo de más de medio siglo… y ahí siguen. Si no hubieran fallado nunca, habríamos dicho que son “infalibles”; y hasta ese punto no creo que haya llegado ninguna máquina voladora (atmosférica, suborbital, orbital o interplanetaria) construida por el hombre desde los tiempos de Ícaro, valga la referencia mitológica.

    Aunque sea, por lo menos, discutible ;), gracias por el comentario, David.

  7. Con respecto a 1, comprendo el enfoque; realmente era sólo una puntualizació :)

    En cuanto a 2, las estadísticas que manejo son, por ejemplo http://www.spacelaunchreport.com/reliability2010.txt o http://www.spacelaunchreport.com/logsum.html con más detalles. La fiabilidad es admirable, como mencioné, y el diseño, coste etc pueden ser muy buenos, pero el porcentaje de fallos de vehículos derivados del R7 (sean sólo tripulados u orbitales en general) no es el mejor de la lista. Y que conste que el cohete Soyuz 2 es mi preferido, así que no hay parcialidad negativa en ese respecto ;)

    En cualquier caso, aprovecho para felicitarte por tu cuidado blog y tus geniales infografías!

  8. ¡Felicidades!

    Por cierto, la familia de lanzadores R-7 Semiorka (Sputnik, Luna, Mólniya, Vostok, Soyuz, etc) es la más fiable de todos los tiempos. Punto y pelota, le pese a quién le pese.¡Cuánto daño ha hecho la desinfomación mediática con respecto a los logros espaciales soviéticos/rusos!

    ¡Ah!, y no olvidemos que el bueno de Wernher también era miembro del partido nazi (“me obligaron”, decía), no sólo de las SS, motivo por el cual sólo pudo ser trasladado a los EEUU desde Alemania de forma ilegal, ya que la justicia de la posguerra obligaba a investigar a todos los que habían sido miembros del partido. Claro que esto no se suele comentar.

    Un saludo.

  9. David :

    Con respecto a 1, comprendo el enfoque; realmente era sólo una puntualizació :)

    En cuanto a 2, las estadísticas que manejo son, por ejemplo http://www.spacelaunchreport.com/reliability2010.txt o http://www.spacelaunchreport.com/logsum.html

    He visto esas estadísticas y no expresan fiabilidad, lo que ahí se ve son los ratios lanzamientos/misiones con éxito y lo que veo es que los R-7, con más de 1.600 lanzamientos (más que cualquier otro en la historia), tienen un porcentaje de fallos bajísimo, realmente sorprendente. Claro está que si los comparas con un lanzador que ha efectuado sólo 10 lanzamientos y, de momento, ninguno fallido, el ratio será mejor en éste último. Pero eso no significa en modo alguno que sea más fiable, en absoluto, para nada… es como si para comparar la efectividad de dos medicamentos consideráramos mas fiable una estadística más “favorable” en base a una prueba de 10 personas frente a otra realizada sobre 1.600; me quedo, sin duda con los resultados de los 1.600 y en absoluto me fiaré de los resultados de una prueba a 10 personas. Es de cajón ¿no? Si sólo sales diez veces al año a la calle la posibilidad de que te atropelle un coche se reduce de forma exponencial en relación con alguien que sale a la calle todos los días del año. El hipotético ratio salidas/atropellos siempre será mejor en aquél que está casi siempre en casa, donde no hay tráfico rodado.

  10. Ciudad futura :
    He visto esas estadísticas y no expresan fiabilidad, lo que ahí se ve son los ratios lanzamientos/misiones con éxito y lo que veo es que los R-7, con más de 1.600 lanzamientos, tienen un porcentaje de fallos bajísimo, realmente sorprendente. Claro está que si los comparas con un lanzador que ha efectuado sólo 10 lanzamientos y, de momento, ninguno fallido, el ratio será mejor en éste último. Pero eso no significa en modo alguno que sea más fiable, en absoluto, para nada… […]

    En primer lugar, repetir que no quiero ser pesado ni sabihondo, y no me pesa en absoluto que los Semyorka sea probablemente el mejor lanzador en activo, dentro de la incertidumbre que pueda haber con vectores como el Atlas V, que aún tiene poco “caché”.

    Sin embargo, decir que son los más fiables de siempre no me parece riguroso, puesto que el Delta II tiene 145 lanzamientos con un 99% de fiabilidad demostrada y un 98% proyectada. No es una muestra tan grande como los cerca de 890 del Soyuz orbital, con un 97% de fiabilidad demostrada y proyectada, pero es estadísticamente relevante desde mi punto de vista (no son 10, ni 40) Y las estadísticas favorables son sin incluir las variantes problemáticas Molniya y Vostok. El Shuttle, aunque obviamente infinitamente más caro y complejo de mantener, y aunque da ese “presentimiento” de ser más inseguro, tiene un 98-97% con 133 lanzamientos.

    La estadística siempre es muy subjetiva y aprecio la discusión. Mi “sensación”, en contra de lo que pueda parecer, es que los Soyuz son los lanzadores más fiables, especialmente a estas alturas después de tantos lanzamientos y las mejoras que por tanto habrán introducido. Pero las cifras no son tan “obvias”, aunque por supuesto es tu artículo y esto sólo una nota al pie que intenta ser crítica constructiva :)

  11. En los casos del Challenger y del Columbia (Shuttle LV en ambos) hubo algo más que “presentimientos” para los 14 astronautas muertos (dos naves perdidas de las cuatro construídas originalmente para este programa); aquí el “ratio” es bastante estremecedor, David. “De los diecinueve astronautas y cosmonautas muertos en vuelo a lo largo de toda la historia, quince son norteamericanos. Catorce de ellos murieron a bordo de un transbordador espacial: tres cuartas partes de todas las personas perdidas en el cosmos” (http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2009/08/obviously-major-malfunction-el.html).
    Sobre otros lanzadores, insisto, las cifras totales de lanzamientos de los Semiorkas son incomparables con todos los demás. Lo vemos con el propio ejemplo que has puesto entre uno de los R-7, los Soyuz y los Delta II (890 frente a 145, aún excluyendo los R-7 que no son Soyuz, “unos cuantos” más, por cierto).

    En fin, ya sabes que las estadísticas tienen la extraña “virtud” de que, según cómo se presenten, se pueden adaptar al mensaje que convenga en cada caso… no hay más que ver la TV o leer la prensa cada día. Gracias, en todo caso, por tus críticas constructivas y por aportar datos, cosa que casi nadie suele hacer en estos casos.

    P.s.: Discúlpanos tú tambien por el tono de mi primera respuesta, quizá demasiado categórico. Pensaba en principio que el tuyo era el “típico comentario” provocado por la visión de dos herramientas doradas entrecruzadas y no por la razón, ya sea errada o no. ;)

  12. Interesante discusión. Las estadísticas de spacelaunchreport están muy bien (aunque hay un par de errores), pero, como siempre en estos casos, se pueden interpretar para favorecer nuestros intereses u opiniones. Me explico: la fiabilidad del cohete Delta en su conjunto habría que valorarla sumando los lanzamientos de cohetes Thor, ya que los Delta están basados en este lanzador, del mismo modo que el Soyuz está basado en el R-7. En ese caso, la estadística es clara: la tasa de éxitos de “ALL Thor”, incluyendo los Delta, es de 0,89. Por contra la tasa de “ALL ORBITAL R-7” es de 0,95.

    No es “justo” comparar una familia concreta de los Delta (Delta II) con todas las versiones de lanzadores Soyuz construidas. Tampoco es justo que en la estadística se separen versiones realmente idénticas (Soyuz U-Progress o Soyuz-U-Soyuz, por ejemplo) y no se haga lo mismo con el Delta II (en realidad formada por la serie 6000 y la serie 7000), ya que entonces siempre podremos elegir la familia que más nos conviene. Comparando todos los Delta, vemos que su tasa es de éxito es de 0,95, mientras que la de todos los Soyuz es de 0,97. Esta sería una comparación más justa, comparación que gana el Semyorka, aunque ciertamente por poco.

    En el caso de los Soyuz, es importante recordar que los Soyuz FG, actuales lanzadores de las naves Soyuz tripuladas, tienen una tasa de éxitos del 100%.

    Por cierto, hablando del Atlas V, sin duda es uno de los mejores cohetes en activo, pero no olvidemos que cuenta con un motor RD-180 de fabricación rusa (NPO Energomash) en su primera etapa.

    En cuanto a la “probabilidad proyectada”, simplemente ni la tengo en cuenta ;-)

    Un saludo.

  13. Gracias por tu esclarecedora aportación, Dani. Está basada en el análisis puro y duro de los datos aportados sobre lanzamientos con éxito. Una vía distinta a la de mi análisis: la amplitud del campo de muestra para que una estadística sobre fiabilidad sea fiable. Y eso no se contempla ni es su objetivo en las tablas de referencia, donde da lo mismo “ocho que ochenta” (lanzamientos)… y aunque es verdad lo “acomodaticias” que pueden llegar a ser las estadísticas, está claro en este caso que los datos hablan por sí mismos… sobre todo en el caso de lanzadores de los que depende la seguridad y las vidas de astronautas o cosmonautas (que no son ingenios mecánicos) en uno de los dos momentos más críticos de una misión: el despegue (el otro supongo que será la reentrada pero eso ya no depende del lanzador).

    Efectivamente el porcentaje de éxitos del lanzador Soyuz FG actual es inapelable: 100%. Lo de la proyección de ratios de éxitos futuribles en las tablas a mí también me ha sorprendido, me suena un poco a “tarotismo” :)

    Un saludo.

  14. exactamente, lo dicho por daniel es simplemente lo que dicen las estadisticas que aparecen en space launch report. hay que considerar todas las variantes de cada tipo de lanzador. por algo se agrupan en familia deacuerdo al lanzador principal y asi debe ser con la estadistica.
    en este aspecto es bueno decir que la estadistica respalda nuestro fanatismo! ajaj. pero el resto obviamente es discutible.

    de todas maneras koroliov fue un genio, las semyorkas que el diseño son los sistemas de lanzamiento mas fiables y el programa espacial ruso es heredero de todos esos logros tecnologicos, que hoy dia, seran el sustento de los vuelos tripulados al espacio.

Los comentarios están cerrados.