Universidad y Empresa: un interesante texto de Joseba Angulo

chillida-canal

JOSEBA ANGULO • Vía: Blog del autor
Ilustración: “Canal” (Eduardo Chillida)

Sin ningún género de dudas, opino que Universidad y Empresa tienen objetivos diferentes y formas de aplicar los modelos de enseñanza de manera distinta, además considero que así debe de ser. Y participo de las diferencias entre ambas:

Por ser los ideales de la institución universitaria necesarios para el logro de un ordenamiento social que pueda denominarse con propiedad humano, deberíamos empeñarnos por desplegar con originalidad un modelo dinámico de universidad que transmita esos ideales y así revitalizar la cultura contemporánea. Un modelo basado en el sentido humanista de la vocación universitaria, en el trabajo interdisciplinar, y en la aplicación de una flexibilidad prudente sobre las cuestiones organizativas”.

José María Bastero
Rector de la Universidad de Navarra

Quizás el gran problema es que pensemos que la Universidad no debe de ejercer su papel social y generador de humanismo y ponerse al servicio de la empresa, seguramente este sería un gran error y el principio del fin de la propia institución universitaria. La empresa no participa de la necesidad de la formación, como un elemento de mejora personal o social del trabajador, la empresa sólo ve la formación como una inversión a partir de la cual exige un retorno de la misma, bien en mejora de los procesos productivos, bien como forma de dinamizar los flujos de trabajo, bien como un incremento de los beneficios; en definitiva, para la función empresarial la formación no es un gasto sostenible, es una inversión económica, es un elemento más de su cuenta de resultados financieros y, sin duda ninguna, el e-learning, es una forma de retornar —más veloz— los beneficios, conteniendo el gasto, costoso de la formación.

Otro elemento distintivo es la misión encomendada a la formación, en la empresa ésta se ve como una fórmula de adquirir no conocimientos generales, sino de adquirir destrezas especializadas, para la obtención de mayores plusvalías, elemento antagónico con la formación que debe realizar la institución universitaria: adquisición de conocimientos y formación de la persona y, por tanto, utilización del e-learning, no como instrumento “abaratador” de costos, sino como una herramienta de socialización de la formación.

La formación empresarial y su estilo formativo

El objetivo de toda acción formativa dentro de una empresa es el ser eficaz, adquirir destreza manual o intelectual, pero para ello es necesario haber definido una estrategia, un plan general a la vez que homogéneo en el que todas las piezas integrantes funcionen con los mismos criterios y política empresarial. En dicho plan deben haberse incluido todos los niveles y escalas en las que se divida la organización, a la vez que la formación y los conocimientos deben tener un esquema estructural bien definido, en el que cada función se corresponda con los conocimientos adecuados.

El primer paso para elaborar la formación empresarial, y es aquí en el diseño de procesos y prácticas formativas donde se marcan las diferencias entre la formación empresarial y la universitaria, es analizar las necesidades que se nos presentan, actuales o futuras, y a las que debemos dar solución a través de los programas de capacitación.

La formación debe basarse en los siguientes principios:

  1. Globalidad, debemos ver a la empresa como un todo en el que las piezas deben encajar realizando cada una de ellas una función concreta, con criterios de sinergia e interrelación.
  2. Homogeneidad, la misma visión global de la estructura, nos debe imprimir en la formación (y funcionamiento) una política de actuación homogénea guiada por los mismos principios y filosofía, creando espíritu de pertenencia.
  3. Estructural, no todos tenemos las mismas aptitudes ni funciones dentro de la vida cotidiana, así tampoco las tenemos y realizamos en la vida profesional. Las funciones y responsabilidades se reparten, sería un verdadero caos, si todos tuviésemos asignadas las mismas tareas, así junto con cada función se atribuirán unos conocimientos y formación diferenciada, lo que ayudará al buen funcionamiento empresarial, el engranaje funcionará.
  4. Pormenorizado, dentro de cada peldaño o estrato, las necesidades y problemas que se plantean son también distintos, por lo que es necesario abordar todas aquellas áreas y situaciones, ante las que se va a encontrar cada individuo.
  5. Flexibilidad, el estancamiento no es un buen consejero ni compañero de viaje de ninguna empresa, los métodos pueden guiarse por una filosofía o línea empresarial prefijada, pero no deben dar la espalda a la realidad ni a los cambios dentro del mercado en los que se desarrolla. Los sistemas de formación siempre deben ir orientados a adaptarse a los cambios y adoptar formas y técnicas innovadoras.