‘Triunfo’: Aire y luz de la calle en los años sombríos

Todo un descubrimiento: La revista Triunfo en una cuidada edición digital con facsímiles de todos los números publicados entre 1962 (cuando se reconvirtió de semanario de cine y espectáculos a revista de información general) y 1982, el año de su desaparición. El proyecto Triunfo Digital es fruto de la colaboración entre la Universidad de Salamanca, José Ángel Ezcurra (el fundador de la revista) y Ediciones Pléyades. Imprescindible no sólo para historiadores, sino también para todos aquellos que valoren la importancia de recuperar la memoria histórica de dos décadas cruciales para España, los años 60 y 70 del siglo XX, durante los cuales esta revista “encarnó las ideas y la cultura de la izquierda de nuestro país y fue símbolo de la resistencia intelectual al franquismo”, en palabras de su fundador. Esto lo corroboran eminentes firmas como las de Vázquez Montalbán, Haro Tecglen, Aranguren, Carandell y otros muchos que llenaron los contenidos de Triunfo con el aire fresco y la luz de la calle frente a un régimen enrarecido y sombrío.

Valiente portada dedicada al poeta comunista Miguel Hernández en un ejemplar de Triunfo
de diciembre de 1974, publicado aún en plena dictadura.

Por si todo lo anterior fuera poco, como “bonus”, Triunfo Digital nos ofrece también toda una serie de materiales de gran valor histórico: expedientes gubernativos contra la revista que dieron pie a los sucesivos secuestros y suspensiones que sufrió, galeradas de textos mutilados por la censura franquista (y fraguista), vídeos, documentos, etc…; así como enlace a los contenidos de sus publicaciones fraternas Tiempo de historia y la mítica revista de humor inteligente Hermano lobo. Toda esta ingente y valiosa cantidad de materiales es de acceso público, libre y —añadiríamos— impagable. Que tomen buena nota aquéllos que nos pretenden cobrar hasta por el aire que respiramos.

Ir a ‘Triunfo Digital’ »

Comparte Ciudad futura

2 pensamientos en “‘Triunfo’: Aire y luz de la calle en los años sombríos

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.