Las 30 mejores fotos de Soichi Noguchi desde la ISS (III de III)

PARTE III. A continuación os ofrecemos la tercera y última entrega de la selección de Ciudad futura de las que consideramos las 30 mejores fotografías captadas por el cosmonauta japonés de la JAXA Soichi Noguchi (Yokohama, 1965) durante su reciente estancia en la Estación Espacial Internacional como miembro de la Expedición 23 de la ISS, comandada por Oleg Kótov. El cosmonauta ruso, al igual que el nipón, ha demostrado de forma sobresaliente su maestría en el arte de enfocar con la cámara. [Recomendamos ver al respecto nuestra galería “Oleg Kótov: arte fotográfico en el espacio”, con una selección de diez imágenes comentadas].

La tarea de seleccionar 30 imágenes no ha sido fácil en este caso si tenemos en cuenta que —para ser rigurosos— hemos revisado, una por una, más de un millar de imágenes que Noguchi publicó en su galería Astro_Soichi a lo largo de más de cinco meses de estancia en el complejo orbital internacional.

Aquí va nuestra tercera y última entrega con una decena de imágenes:

El curioso “gato con cola en forma de delfín” que protagoniza esta imagen es la isla italiana de Procida, situada a la entrada del Golfo mediterráneo de Nápoles (en el extremo derecho de la foto). En el municipio homónimo de Procida viven alrededor de 10.000 personas que se dedican a la agricultura, la pesca y el turismo. En la imagen podemos distinguir la estela que dejan las embarcaciones que van y vienen de Nápoles. La porción de tierra de la esquina superior izquierda es la isla de Ischia.

Un carguero espacial ruso Progress M1, “trabajando” el  1º de Mayo de 2010, a punto de acoplarse a la ISS. El Progress (“Progreso”) es una nave automática no tripulada cuya misión principal consiste en reabastecer estaciones orbitales con víveres, agua, oxígeno, combustible, etc. De morfología muy similar a las naves tripuladas Soyuz (“Unión”), las primeras misiones Progress se remontan a la década de 1970, con el programa soviético de estaciones espaciales Salyut (“Saludo”). Posteriormente, la Estación orbital Mir y la ISS recibió y recibe, respectivamente, estas fiables y robustas naves de diseño soviético capaces de transportar en torno a 2,5 toneladas de carga útil. En primer plano podemos ver las antenas del sistema de cita espacial y la unidad activa de acoplamiento del Progress con la sonda de atraque desplegada [véase detalle ampliado].

Seguimos con el Progress con esta sugerente imagen del carguero espacial ruso, aunque en esta ocasión desacoplándose de la ISS cuando ésta se encontraba en una zona de crepúsculo de su trayectoria orbital. Se distinguen los faros de la nave encendidos. El tono azulado de la foto suponemos que se debe a que la Tierra “tiñe” de azul el reflejo de la ténue luz crepuscular del Sol.

Esta imagen, que destaca por su magnífíca composición y encuadre, podría ser resumida con una frase: “Hola, Amanecer; hasta siempre, Atlantis“. En primer plano (derecha) la última adquisición de la ISS, el nuevo módulo ruso Rassvet (“Amanecer”); “PACCBET” en los caracteres cirílicos rojos bien visibles. El Rassvet o MRM-1 tiene una masa de casi 8 toneladas y dota a la ISS de 18 m³ de volumen habitable adicional dedicados a la investigación científica. El Rassvet está acoplado al módulo FGB-Zaryá del sector ruso de la ISS desde el 18 de mayo de 2010. Al fondo vemos al veterano transbordador espacial Atlantis de la NASA, alejado unas decenas de metros, en la que fuera su última misión (STS-132) antes de su retirada definitiva. En su amplia bodega de carga —que podemos ver aún abierta— viajó el Rassvet con destino a la ISS.

Complejo agrícola situado [suponemos] sobre un acuífero subterráneo en pleno desierto del Sáhara. Este vasto campo de cultivos circulares en Egipto nos sorprende visto desde nuestra órbita y nos sugiere la inverosímil imagen de una estación espacial varada en el desierto. El Sáhara (del árabe sahra, “desierto”), con más de 9 millones de km², es la mayor extensión desértica del planeta si exceptuamos la Antártida y ocupa la mayor parte del tercio norte del continente africano, atravesándolo desde el Océano Atlántico hasta el litoral del Mar Rojo.

No se trata de una planicie de Marte. Continuamos con el gran Sáhara visto desde el espacio con una imagen quizá aún más sorprendente que la anterior. Los vientos dominantes sobre formaciones de dunas y colinas de terreno anaranjado y rojizo componen este magnífico y cromáticamente armonioso cuadro de arte abstracto creado por la Naturaleza.  El genial pintor español contemporáneo Antoni Tàpies bien podría haber firmado esta bella pintura.

La Naturaleza y la maestría de Noguchi con la cámara siguen desbordando nuestra capacidad de asombro con esta “orgánica” imagen de nuestro planeta. Una de las Islas Seychelles nos sorprende aquí con esta apariencia biológica de protozoo o de envoltura celular protegiendo su laguna interna. Destaca la azulada corriente de agua marina en el interior de la laguna, de aguas más claras y someras que contrastan con el azul marino. Las Seychelles son un archipiélago formado por más de un centenar de paradisíacas islas del Océano Índico ubicadas al Nordeste de Madagascar. La población de las Islas Seychelles apenas supera los 80.000 habitantes, aunque su densidad demográfica es bastante alta si tenemos en cuenta que la superficie total de este pequeño país-archipiélago es de sólo 455 km².

Continuamos nuestro viaje orbital sobre la Tierra con otra isla, pero esta vez en medio del Océano Atlántico Sur. La isla Tristán de Acuña, descubierta en 1506 por el navegante portugués Tristão da Cunha, es quizá uno de los sitios más remotos de nuestro planeta. El lugar habitado más cercano es la también remota isla de Santa Elena (donde fue desterrado y acabó sus días Napoleón), que se encuentra situada nada menos que 2.173 km al norte. Tristán está separada por 3.360 km de mar de Sudamérica y por 2.816 km de Sudáfrica. Por si todo lo anterior fuera poco, Tristán de Acuña está considerada uno de los lugares más inaccesibles de la Tierra, al estar rodeada en su mayor parte por una inexpugnable muralla de acantilados que supera los 600 metros de altura. Todo lo anterior no impide que en este aislado lugar, en medio de ninguna parte y lejos de cualquier otra, 280 ciudadanos británicos tomen el té cada día a las 5 en punto de la tarde.

Parcelas de sembrados agrícolas tras una fría ventisca de finales de invierno (13 de marzo) crean esta “composición pictórica cubista” en las extensas y fértiles llanuras de Ucrania, el “granero de Europa”. Este país de más de 600.000 km² y 46 millones de habitantes tiene una población similar a la de España y es el segundo en extensión del subcontinente europeo después de Rusia, nación con la que Ucrania comparte estrechos lazos históricos, políticos y culturales desde el siglo IX. En épocas mucho más recientes, la República Socialista Soviética de Ucrania fue uno de los miembros fundadores de la URSS en 1922 y, posteriormente, el “teatro de operaciones” más importante en el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial a partir de la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941. Algunos historiadores estiman que 8 millones de ciudadanos ucranianos perdieron la vida a causa de la agresión nazi-fascista, un enorme sacrificio por el que a la RSS de Ucrania se le otorgó la distinción de ser uno de los miembros fundadores de la Organización de Naciones Unidas en 1945.

Finalizamos esta tercera y última entrega de nuestra selección de 30 fotografías captadas por el cosmonauta Soichi Noguchi desde la ISS con una imagen representativa de la geología dinámica y convulsa de su país. El volcán Sakurajima, situado al sur de la isla japonesa de Kyushu —la más meridional de las grandes islas del archipiélago nipón— se nos muestra aquí tal y como se vio desde la ISS en plena erupción el 17 de marzo de 2010, lanzando una gran fumarola de gases y cenizas hacia las capas altas de la atmósfera. La ciudad que se divisa a la izquierda frente al volcán es Kagoshima, poblada por más de 600.000 habitantes a los que, a pesar de la erupción, no hubo necesidad de evacuar.

Fotos: Soichi Noguchi / Astro_Soichi
Textos:
Paco Arnau / Ciudad futura

« Las 30 mejores fotos de Soichi Noguchi desde la ISS (II Parte)

Enlaces relacionados en Ciudad futura:
Gracias, Soichi »
Oleg Kótov: arte fotográfico en el espacio »
España vista desde la ISS (fotografía de Soichi Noguchi) »
El resplandor de una Soyuz »
Entradas con la etiqueta “ISS” • Categoría “Cosmos”

Comparte Ciudad futura[tweetmeme source=”ciudadfutura” only_single=false]

9 pensamientos en “Las 30 mejores fotos de Soichi Noguchi desde la ISS (III de III)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: BlogESfera.com

  3. Pingback: Tweets that mention Las 30 mejores fotos de Soichi Noguchi desde la ISS (III de III) « CIUDAD FUTURA -- Topsy.com

  4. Pingback: micafeína » Blog Archive » Las 30 mejores fotos de Soichi Noguchi desde la ISS

  5. Gracias por compatir estas valiosas y bellas fotografías, nos enseñan y despiertan el intéres por conocer más y nos comprometen para ser activos en la búsqueda de acciones para proteger nuestro planeta, es decir, nuetro gran hogar. Mil gracias nuevamente, ha sido una experiencia valiosa y hermosa para mi. Velia Muralles

  6. Gracias por compartir estas fantasticas fotografias de nuestro querido planeta tierra, por que debemos cuidarlo que es el unico hogar que tenemos.

  7. wuao excelentes fotografias de señor cosmonauta Soichi Noguchi esa camara vale toda la fortuna del planeta esperemos que se recupere de su prematura vejes [vejez] y siga mostrando mucho mas que debe tener felicitaciones por su regreso
    [editado]

  8. luis :

    wuao excelentes fotografias de señor cosmonauta Soichi Noguchi esa camara vale toda la fortuna del planeta esperemos que se recupere de su prematura vejes [vejez] y siga mostrando mucho mas que debe tener felicitaciones por su regreso

    Es bastante exagerado este asunto de hablar de “prematura vejez” o de que volvió como “un anciano de 80 años”; es sólo un titular que se ha utilizado en otros medios… Como en el caso de todos los cosmonautas tras una permanencia prolongada en microgravedad orbital, se ha producido una pérdida de masa muscular a pesar de los ejercicios que deben realizar habitualmente en la ISS. Nada grave si tenemos en cuenta que otros como Valeri Poliakov —en la Mir— estuvieron más del doble de tiempo en el espacio que Noguchi. Es de suponer que a las dos o tres semanas de su regreso, con ejercicios adecuados, ya hubiera recuperado completamente su tono y masa muscular; además de su estatura habitual en la Tierra (en el espacio se crece unos centímetros a causa de la distensión de las articulaciones). Nada preocupante ni de qué preocuparse, por tanto. Si Noguchi lee los comentarios sobre su “ancianidad” seguro que lo hará con una amplia sonrisa, porque es alguien con sentido del humor.

Los comentarios están cerrados.