9ec4c12949a4f31474f299058ce2b22a (ya están aquí)

La Administración Presidencial del Premio Nobel de la Paz Barak Obama ha presupuestado para 2011 el gasto militar más elevado de la Historia (no sólo de EEUU): oficialmente 708.000 millones de dólares, que en buena parte se destinarán a las guerras en curso —cuya dirección máxima recae en el citado Comandante en Jefe de las fuerzas armadas estadounidenses— y para dotar de fondos a programas y armas relacionados con otros posibles escenarios bélicos, algunos de ellos novedosos. Este presupuesto implica un incremento significativo si lo comparamos con el gasto militar anual de la anterior Administración republicana de Bush, que oscilaba en torno a la cifra de 500.000 millones de dólares; también destinados a la guerra en su mayor parte y con una política exterior muy similar en los hechos, aunque no tanto en las declaraciones, a la de la Administración demócrata de Obama.

Emblema oficial de Cibercomando de EEUU. Obsérvese que el escudo de armas sostenido por las garras del águila americana, simbolo nacional estadounidense, tiene tres cuarteles más que simbólicos, muy elocuentes. El primero representa a las fuerzas armadas (dos espadas cruzadas), el rayo del segundo cuartel simboliza las operaciones bélicas en el ciberespacio. El tercer cuartel, en la base del escudo o ‘en punta’, representa la llave de la Red global Internet, en poder de Estados Unidos. Estos tres cuarteles figuran en sable sobre campo de plata (en heráldica); o sea, “negro sobre blanco” en toda la extensión del término.

El abultado presupuesto militar de EEUU para 2011 está basado en “la existencia de nuevas amenazas supranacionales”, la irrupción de la República Popular China en el escenario mundial como nueva superpotencia global emergente*, así como en la ya conocida doctrina —acuñada a sangre y fuego en los tiempos de Bush— de la “lucha contra el terrorismo y la insurgencia” como eufemístico argumento central… Es decir, dotar de soporte económico a las guerras de EEUU y sus satélites de la OTAN en las estratégicas regiones de Oriente Medio y Asia Central que han causado hasta la fecha bastante más de un millón de muertos en Iraq y en Afganistán (en su inmensa mayoría civiles iraquíes). Otros posibles escenarios de guerra de agresión son Irán o la RPD de Corea, dos nuevos focos de tensión internacional desde el punto de vista de Washington y sus estados vasallos de la OTAN.

En relación con el histórico “patio trasero” del Imperio norteamericano (hoy más bien “patio rebelde”), sobre los “teatros de operaciones” de México, Centroamérica-Caribe y Sudamérica se dice (también de forma un tanto eufemística) que “continuará la cooperación militar con presencia estadounidense limitada en el Hemisferio [de las Américas]”… cooperación militar limitada, de momento… La escalada de la tensión con Venezuela provocada por el régimen de Bogotá, el principal peón de EEUU en el subcontinente sudamericano, no parece indicar buenos augurios.

Foto aérea de las flamantes instalaciones militares de Camp Bondsteel en Kosovo. La macro-base de Camp Bondsteel, que alberga a 10.000 soldados, es la mayor y más cara instalación militar exterior del ejército de EEUU desde los tiempos de la Guerra de Vietnam. Kosovo, autoproclamado “independiente” gracias al apoyo de EEUU y a una intensa campaña de bombardeos sobre Yugoslavia en 1999 es, de hecho, un protectorado estadounidense en un lugar estratégico de Europa desde el que se puede actuar sobre Oriente Medio, el Caúcaso, Iraq, Irán o Rusia. [Véase al respecto en Ciudad futura: “Independencia con bombas” y “Kosovo no es Cataluña”]

Nuevos escenarios de guerra espacial

Este gasto militar estadounidense de proporciones colosales, que se presenta en un país sumido en una profunda crisis que sigue afectando con persistencia a una economía en franca retirada y que no acaba de levantar cabeza desde el crack financiero-especulativo de 2008, prevé además de fondos destinados a las guerras en curso importantes dotaciones presupuestarias para “nuevos escenarios” bélicos como la guerra espacial, con el desarrollo —según fuentes cubanas— de nuevas armas de “ataque convencional masivo” aprovechando y adaptando el gran arsenal —inactivo aunque operativo— de misiles intercontinentales nucleares ICBM; o la implementación de nuevos programas espaciales militares “secretos”, como una flota de minitransbordadores espaciales no tripulados capaces de intervenir de forma rápida, precisa y demoledora contra cualquier objetivo terrestre allá donde se encuentre. Quizá tenga alguna relación con lo anterior la desaparición, prevista precisamente en 2011, del programa de misiones espaciales tripuladas que la NASA iniciara a principios de la década de 1960.

9ec4c12949a4f31474f299058ce2b22a

Otro “nuevo escenario” de guerra para Estados Unidos es el ciberespacio. El USCYBERCOM [acrónimo en inglés de United States Cyber Command, “Cibercomando de Estados Unidos”] es un nuevo destacamento especial para la guerra en internet dependiente del Pentágono [Departamento de Defensa] que ya ha sido “activado” y dotado de presupuesto el pasado mes de mayo, previéndose que adquiera plena capacidad operativa a finales de este mismo año o a principios de 2011. El nuevo Cibercomando de EEUU asume y unifica las funciones de la Fuerza de Tarea Conjunta de Operaciones de Red Global (JTF-GNO) y del Comando Conjunto de Componentes Funcionales para la Guerra en la Red (JFCC-NW), destacamentos militares que serán disueltos en octubre próximo. Las principales funciones del Cibercomando están expresadas en un críptico y a priori misterioso mensaje codificado que forma parte de su emblema: 9ec4c12949a4f31474f299058ce2b22a.

Según se ha publicado en diversos medios digitales, al parecer se trata de un algoritmo con codificación MD5 cuyo contenido real una vez descodificado es:

«USCYBERCOM plans, coordinates, integrates, synchronizes and conducts activities to: direct the operations and defense of specified Department of Defense information networks and; prepare to, and when directed, conduct full spectrum military cyberspace operations in order to enable actions in all domains, ensure US/Allied freedom of action in cyberspace and deny the same to our adversaries.»

Lo que traducido al castellano vendría a significar: “USCYBERCOM planea, coordina, integra, sincroniza y dirige actividades para: poner en marcha las operaciones y defender las redes de información especificadas por el Departamento de Defensa y estar dispuestos, cuando sea oportuno, a ejecutar una amplia variedad de operaciones militares en el ciberespacio con el fin de desarrollar acciones en todos los dominios, asegurar la libertad de acción a EEUU y aliados en el ciberespacio e impedir lo mismo a nuestros adversarios.”… negro sobre blanco (una vez desencriptado, claro), por lo que no creemos que sea necesario añadir nada más.

Ya están en la Red (y en Oriente Medio, y en Asia Central, y en Latinoamérica…) y vinieron para quedarse.

[*] Nota: El presupuesto de Defensa aprobado por la Asamblea Nacional Popular China en 2010 asciende a 532.000 millones de yuanes; es decir, alrededor de 74.000 millones de dólares. Los 708.000 millones de dólares destinados a gasto militar por parte de Estados Unidos para 2011 prácticamente multiplican por diez el presupuesto de la República Popular China, la “superpotencia emergente”, en ese mismo capítulo.

Texto: Paco Arnau / Ciudad futura

Entrada relacionada en Ciudad futura: Crisis y vientos de guerra

Comparte Ciudad futura[tweetmeme source=”ciudadfutura” only_single=false]

3 pensamientos en “9ec4c12949a4f31474f299058ce2b22a (ya están aquí)

  1. Pingback: 9ec4c12949a4f31474f299058ce2b22a (ya están aquí) | multibancos.es

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Pingback: BlogESfera.com

Los comentarios están cerrados.