El cubo mágico de Pekín

Aunque parece un decorado para una nueva versión cinematográfica de Alicia en el País de las Maravillas, lo que vemos arriba es una de las piscinas en el interior del Cubo de agua de la capital de la República Popular China. El que fuera uno de los edificios de competición deportiva más señeros de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, sirve en la actualidad como instalación acuática para solaz y esparcimiento de los ciudadanos y no para batir registros de natación. La espectacularidad de la decoración y el colorido del interior de sus instalaciones supera —si cabe— el magnífico aspecto que este edificio ofrece desde el exterior (abajo), con fachadas formadas por una ingeniosa estructura de burbujas de agua que sirven como aislamiento térmico. Erigido para albergar las competiciones de natación en las cercanías del Estadio Olímpico de Pekín, el Cubo de agua ha sido reabierto a finales del pasado mes de julio tras la finalización de las obras para su remodelación como Centro Acuático Nacional, su denominación actual.

Entradas relacionadas en Ciudad futura:
Entradas con la etiqueta “China” » | Categoría ‘Arquitectura’ »

Urbanismo humano vs. ‘colonia de especie alienígena depredadora’

Dos fotos aéreas de sendas urbanizaciones de viviendas unifamiliares. Una urbanización está en Denver (Colorado, EEUU) y la otra en Copenhague (Dinamarca, Europa)… Con un simple vistazo y un poco de sentido común deduciremos qué imagen corresponde a una y a otra. No parece demasiado difícil hacer frente a este desafío.

Fotos: Yann Arthus-Bertrand

+info y galería con más fotos aéreas de Arthus-Bertrand: Earth from above

Sudáfrica 2010: Moses Mabhida, un estadio de bandera

El arco que corona el Estadio, al igual que la bandera sudafricana, simboliza un país dividido que se une en una sola nación.

Moses Mabhida, líder comunista de la lucha del pueblo sudafricano contra el régimen del Apartheid, da nombre al nuevo Estadio de Durban.

Vista nocturna del interior del Moses Mabhida durante un encuentro de fútbol. Obsérvese la cobertura de teflón de las gradas y, al fondo, una parte del gran arco longitudinal que la soporta.

+info: Fútbol rebelde
Entrada relacionada en Ciudad futura: ‘La Roja’, de cabeza a la final de Sudáfrica 2010

El Estadio Moses Mabhida de Durban, escenario de la victoria en semifinales de la Selección de España frente a la de Alemania, es posiblemente la más llamativa y moderna de todas las sedes del Campeonato Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010. Fue inaugurado en noviembre de 2009 y cuenta con una capacidad que puede variar entre los 60.000 y los 80.000 espectadores según su uso, ya que es un estadio polivalente (fútbol, atletismo, rugby, etc.).

Estructura y símbolo de unión

Lo más llamativo de su estructura es el enorme arco de 105 metros de altura máxima (equivalente a la un edificio de 35 plantas) y 350 metros de largo que lo corona a través del eje longitudinal del campo. Mediante cables de acero de 95 mm de diámetro, el arco sirve de soporte a los voladizos de teflón traslúcido que cubren casi por completo las gradas del estadio. Se trata de un arco bifurcado que acaba unido en uno de sus extremos, emulando así con audaz ingeniería la bandera de la nueva República de Sudáfrica nacida tras el fin del régimen racista del Apartheid, que representa un país dividido que se une en una sola nación. El arco dispone además de peldaños y de un funicular que permiten a los visitantes elevarse hasta la zona más alta de esta gran estructura.

La ciudad de Durban

El Moses Mabhida Stadium está ubicado en la ciudad de Durban, situada en la Municipality Nelson Mandela Bay, a orillas del Océano Índico en la costa oriental de Sudáfrica. Con 3,5 millones de habitantes, Durban es la tercera ciudad del país por población tras Johannesburgo y Ciudad del Cabo. El puerto de Durban es el más importante de África y su terminal de contenedores, la más grande del Hemisferio Sur. Durban fue distinguida por Naciones Unidas en 1998 con el título de “Ciudad Mejor Administrada de África”.

Moses Mabhida

Este gran Estadio de Durban debe su nombre a la memoria de Moses Mabhida (1923-1986), uno de los principales líderes fundadores del movimiento obrero sudafricano y de la lucha contra el Apartheid. Mabhida culminó su trayectoria política siendo secretario general del influyente Partido Comunista de Sudáfrica (SACP, por sus siglas en inglés) entre 1979 y 1986, el año de su muerte. El SACP, junto con los sindicatos y el Congreso Nacional Africano (ANC) de Nelson Mandela, fue uno de los tres pilares en que se basó la lucha de la mayoría del pueblo sudafricano contra el régimen racista de la minoría boer (blancos de origen holandés).

La República de Sudáfrica está gobernada desde el fin del Apartheid hasta la actualidad por una alianza unitaria de la izquierda integrada por el Congreso Nacional Africano, el Partido Comunista de Sudáfrica y la central sindical mayoritaria COSATU (Congress of South African Trade Unions).

Comparte Ciudad futura[tweetmeme source=”ciudadfutura” only_single=false]

[Galería] Expo 2010 Shanghai: Así es el mundo donde no hay crisis

Selección de algunas de las imágenes más espectaculares —todas son reales aunque algunas no lo parezcan— de la Exposición Universal 2010 en Shanghai, la gran metrópolis de una República Popular China que paso a paso se confirma como la gran superpotencia del siglo XXI. Una pacífica explosión de luz y colores que acogerá a 70 millones de visitantes de todo el mundo entre el 1º de Mayo y el 31 de octubre de 2010.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

+infoExpo 2010 Shanghai China (English) Français
Enlaces relacionados en Ciudad futura:
Más que mil palabras [12]: La China del futuro, hoy
Más que mil palabras (4): Desfile en Pekín en el 60º aniversario de la República Popular China

Comparte Ciudad futura

[Fotografía] La Gran Vía cumple 100 años

En 1910 se iniciaron las obras de la Gran Vía de Madrid, por lo que en estas fechas se conmemora el centenario de la calle más representativa de la capital de España. A pesar de la amalgama de estilos de sus edificios, el conjunto arquitectónico de la Gran Vía es quizá uno de los paisajes urbanos más armoniosos y espectaculares de entre las metrópolis mundiales. Os ofrecemos a continuación una serie de fotografías, algunas de ellas curiosas, relacionadas con la historia de esta avenida. [Foto superior: Paco Arnau]

Sigue leyendo

Detroit: de la América imperial a la América real

Detroit, sede de la otrora omnipotente industria del automóvil de EEUU, plaza de los tres gigantes de las cuatro ruedas: General Motors, Ford y Chrysler; es hoy una fantasmagórica ciudad en decadencia. Décadas de capitalismo salvaje: deslocalización de industrias auxiliares, privatización de servicios públicos esenciales, concentración de capital, desarticulación del movimiento obrero, despidos, rebajas de salarios, especulación financiera e inmobiliaria, embargos, etc.; han convertido a una de las ciudades industriales por antonomasia del siglo XX en un apocalíptico escenario ruinoso.

A poco que uno se aleje de los rascacielos del downtown (la imagen que se ofrece de la ciudad en la mayoría de los medios) nos topamos con un panorama desolado y desolador: la otra faz de la América imperial. La verdadera cara de un sistema rapaz y caótico al servicio de un grupo cada vez más reducido de sujetos que desde sus atalayas de acero y cristal observan impasibles las consecuencias directas de sus lucrativos negocios: la destrucción del entorno natural, del tejido económico y social y, en definitiva, de la vida de las personas.

Texto: Paco Arnau • Imágenes: Yves Marchand y Romain Meffre (Ruines de Détroit); y Julia Solís (Detroit Wonderland).

A continuación os ofrecemos una selección de 15 imágenes.

Sigue leyendo

Más que mil palabras [10]: Un enigmático edificio

Detalle de una de las fachadas de la sede central del Instituto Nacional de Estadística (INE) en Madrid. El “enigma” de los dígitos y de los colores empleados se puede descifrar aquí ». [Foto: Alvi • Vía: Microsiervos]

La mujer más grande del mundo

La llamada de la Madre Patria (“Родина-мать зовёт”) es una monumental estatua que se eleva sobre una colina que domina la ciudad industrial rusa de Volgogrado (denominación de Stalingrado a partir de 1961). Fue erigida para conmemorar la victoria soviética sobre las fuerzas nazi-fascistas en el evento militar más decisivo de la Segunda Guerra Mundial: la Batalla de Stalingrado (1942-1943). La estatua (inspirada en La Victoria de Samotracia, la diosa griega Niké) tiene unas colosales dimensiones que la elevan hasta los 85 metros; la Estatua de la Libertad tiene 46 metros de altura [véase a continuación el gráfico comparativo de ambas a la misma escala]. Durante la ejecución de la obra se acometieron no pocos retos de ingeniería constructiva entre 1959 y 1967, el año de su inauguración.

El escultor Yevgeny Vuchetich (afamado artista soviético de origen yugoslavo) y el ingeniero-jefe, Nikolai Nikitin, dirigieron la construcción de un proyecto —elaborado por el arquitecto Iakov Bielopolski— en el que se emplearon más de 5.500 toneladas de hormigón y cerca de 2.500 toneladas de acero; sólamente la espada tiene una masa de 14 toneladas. Para asegurar la rigidez y la estabilidad del conjunto se utilizó una ingeniosa estructura de cables metálicos tensados en el interior. La modelo que utilizó Vuchetich para esta escultura fue la ciudadana de Stalingrado Valentina Izotova.

En la base de La llamada de la Madre Patria existe un Memorial en honor de los cientos de miles de soldados y ciudadanos soviéticos que cayeron en la Batalla de Stalingrado y en él reposan los restos de varios héroes de la Unión Soviética y condecorados con la Orden de Lenin, entre ellos el mítico Vasili Záitsev (1915-1991), francotirador del Ejército Rojo que abatió a decenas de oficiales alemanes nazis entre 1942 y 1943 y personaje principal de la película Enemigo a las puertas (2001); dirigida por Jean-Jacques Annaud e interpretada por Jude Law (en el papel de Vasili Záitsev), Ed Harris y Rachel Weisz.

La arquitectura de Niemeyer: arte y tecnología en estado puro

Museo de Arte Contemporáneo de Niterói (Río de Janeiro, 1996) • Foto: Michel Moch

La exposición “Óscar Niemeyer”, realizada en Madrid por la Fundación Cultural Hispano-Brasileña en colaboración con la Fundación Niemeyer, ha prorrogado su duración hasta el próximo 29 de noviembre. La exposición está centrada en “la numerosa y significativa producción del genial arquitecto brasileño, la originalidad de su trazo y la imaginación de sus proyectos”. De su tiralíneas salieron los más significativos edificios que conformaron Brasilia e innumerables trabajos que proyectaron su nombre fuera de Brasil a lo largo de su dilatada vida (el 15 de diciembre de este año Niemeyer cumplirá 102 años); como la emblemática Sede de Naciones Unidas en Nueva York, proyectada en 1952 junto al maestro Le Corbusier.

Comité Central del Partido Comunista Francés (París, 1965)

Fotografías, películas, maquetas y documentos originales de Óscar Niemeyer revelan en esta exposición la maestría de sus diseños, que combinan arte en estado puro, un dominio sin parangón de la tecnología y un uso de los materiales constructivos no exento de audacia. Todo ello sin olvidar, según los promotores de esta iniciativa, “su compromiso político ante las injusticias del mundo”. Desde que en 1945 se uniera a las filas del Partido Comunista de Brasil, Niemeyer ha mantenido firmemente ese compromiso, hasta el punto de que (como se destaca en uno de los textos de presentación de la exposición) Fidel Castro bromeara en una ocasión sobre la personalidad del brasileño afirmando: “Niemeyer y yo somos los últimos comunistas de este planeta”.

Exposición “Óscar Niemeyer”: Hasta el 29 de noviembre en la Sala de Exposiciones de la Fundación Telefónica en Madrid • Gran Vía, 28 (acceso por C/ Valverde, 2) • Martes a domingo de 11:00 a 21:00 horas (los lunes, cerrado).